Secciones
Historial

Mostrar historial


"La muerte de un sueño": estudiante Dangriga alega racismo en la universidad mexicana

Publicado: 08-09-2009

Andrés Mejía, alega que la burocracia descarrilar sus planes para ganar un título en medicina veterinaria en la Universidad Autónoma de Tamaulipas.


Pero esta insulto a la lesión de su recepción en el estado mexicano del noreste.

En una comunicación enviada a Amandala el martes, Mejía nos dijo que desde el momento en que entró en el campus el 24 de agosto en Ciudad Victoria, Tamaulipas, después de viajar 50 horas desde Dangriga, los intentos de hacerse en el hogar fueron rechazados por nativos de los estudiantes mexicanos que lo llamó nombres racial.  

Mejía, quien dice que tiene una pasión por la ganadería y cría de animales y quiere convertirse en un veterinario, aplicado con éxito a través de la embajada local de México en Belmopan una beca en la medicina veterinaria en 2008, pero el personal de la UAT siguió girando en torno a él y se es difícil para él para confirmar su inscripción allí.  
     
Aparte de algunas caras amistosas, Mejía sostiene que fue víctima de continuos ataques a su raza y color de la piel. “... Yo sólo oía Negro y Negro que esta saliendo de su boca. En mi camino a la escuela en el autobús de la escuela ... los que odiaba el color de mi piel (empeorado la situación). Gritaban cosas como “Vete a casa, Negro“, “No te queremos aquí“, “mono negro“ y muchos más para mencionar. Mi integridad y la autoestima fueron desafiados a diario “, escribió.  
     
El abuso alcanzado una masa crítica en un evento llamado “novatada“, una ceremonia tradicional de bienvenida para los estudiantes de primer año. Mejía explica:  
     
“En este caso, todos los estudiantes varones hicieron por primera vez a la mano de debajo de la entrepierna de la persona frente a usted. Como yo estaba de pie en la línea de espera para hacer mi parte, me doy cuenta de una pelea enorme a mi alrededor. Traté de decirme a mí mismo que sólo estaban jugando y actuando como niños, pero sólo fue ingenuo ser, porque yo podía ver claramente que luchaban entre sí acerca de quién tendrá la mano del “Negrito“, como si era una especie de animal horrible y desagradable.  
     
“Un par de los estudiantes vieron lo que estaba pasando y me sentí mal, (que) se acercó y decidió jugar el evento conmigo. Después de ver lo que había sucedido, me sentí muy mal, uno de los puntos más bajos en mi vida. Querían que me siento menos que humanos, pero no les conceda ese deseo, porque yo me sostuvo la cabeza en alto.  
     
“La segunda fase del evento fue a pasar por una multitud de alrededor de 200 estudiantes, mientras que ellos nos ataquen con cualquier objeto que tenían. Bueno, para aquellos que no querían que yo allí, que realmente se aprovechó en este punto, porque yo era pateado, empujado, azotado, abofeteado y escupido a. Dijeron que era una parte de la novatada, pero incluso algunos de los estudiantes que dijo que era demasiado “.  
     
Mejía decidió buscar alivio en la oficina de administración de la UAT, pero de acuerdo con los que habló con “el racismo no existe en México, los mexicanos jugar con los otros como que todo el tiempo, el llamado nombre pronto se detendrá y yo llegar a utilizar es muy pronto. “  
     
“¿Cómo he acostumbrarse a ser llamado un mono negro? ¿Cómo voy a acostumbrarme a que me digan de ir a casa a diario? ¿Cómo voy a acostumbrarse a ser escupido en la? Si eso significa gastar 5 años de mi vida viviendo de esta manera a obtener un grado de veterinaria, entonces yo preferiría no tener ese grado a todos “, dijo Mejía.  
     
Cumplir con su principio, Mejía dejó UAT y regresó a casa. Mientras él dice “los amargos recuerdos me perseguirá para siempre“, su sueño de ser un veterinario permanece intacto.  
     
Mejía, quien tiene un grado de asociado en la agricultura de la Universidad de Belice (UB) en Central Farm, planes de regresar a la UB para intentar una Licenciatura en la biología o los recursos naturales. Que planea presentar una queja formal a la embajada local en Belmopan y presentar documentos que delineaba su caso.  
     
Para aquellos que sugieren que está siendo “piel fina“, Mejía tiene esto que decir: “Cuando yo era niño, siempre me dijeron que mantener la cabeza cuando desafió y no permitir a nadie que la masa mi autoestima. Para evitar cualquier tipo de problemas en un país extranjero, decidí venir a “hogar, dulce hogar“.


Número de visitas:877

+ Noticias de
Derechos Humanos


Nuestras Columnas

Bodas nocturnas y tortugas marinas
| Impacto Ambiental

Humillados
|El Arbitrario